• Luis Fernando Mogollón

¿HAY DISTANCIAMIENTO EN LA PAREJA CON LA LLEGADA DE UN BEBÉ?

¿Cómo puede influir la llegada del nuevo miembro de la familia en la relación de pareja?

La llegada de un bebé al hogar es un evento que conmociona a los padres y genera cambios significativos en la pareja, en algunos casos el bebé ingresa al entorno familiar y la pareja se fortalece. Sin embargo, en otras ocasiones el bebé llega y de forma inesperada la pareja sufre algunos cambios como el distanciamiento, el conflicto o el enfriamiento de la libido sexual. Este fenómeno es más habitual de lo que pensamos, y resulta difícil de pensar para la pareja ya que la atención que requiere el bebé junto con otras responsabilidades del hogar se interponen en el camino de una comunicación más íntima.


A continuación, hablaré de algunas dificultades que se pueden presentar en la pareja con la llegada del bebé.

El padre se siente desplazado


Con el proceso de embarazo y la llegada de un bebé (más aún si es el primero) la atención de la madre se centra absolutamente en ella misma, en su proceso de parto y posteriormente en el bebé; los cuidados que necesita y las necesidades que empieza a sentir se convierten en un reto para la madre, quien trata de conectarse con estas señales y descifrarlas lo mejor posible. En medio de este proceso es posible que el interés que solía prestar a su pareja empiece a desvanecer poco a poco, ya que no ocupa un lugar de primacía en su mente. A veces incluso, el padre pasa a convertirse más en un colaborador o ayudante de las tareas cotidianas y deja de ser concebido como el amante de la joven mujer, posición que solía ocupar en las etapas más tempranas del enamoramiento y el inicio de la relación.


Así, el padre empieza a sentirse desplazado o relegado, pues no recibe la atención cariñosa y amorosa que solía recibir de la madre. Naturalmente esto ocurre por la presencia del bebé que requiere todos los cuidados, pero debido a que el padre está también enfocado en su bebé, puede dejar sus sentimientos o necesidades afectivas de lado, o puede incluso prevenirse de expresarlas a su pareja priorizando otros aspectos de la parentalidad. En este punto es posible que la pareja atraviese por una crisis, o en los casos más extremos por una ruptura.




Los cambios en el cuerpo de la madre y la disminución de la libido.


Durante el embarazo o incluso después de dar a luz las madres empiezan a sentir poderosas transformaciones en su cuerpo, algunas de ellas afectan la percepción que tienen sobre sus cuerpos y su autoestima, pues al nacer el bebé hay cambios en el vientre, la figura, el peso, la piel, etc. Como consecuencia de esto algunas mujeres empiezan a encerrarse dentro de sí mismas, dando prioridad a las labores de la maternidad, poniendo en primer lugar el rol de ser mamá (responsable) y en segundo o último lugar el rol de ser mujer (activa, sexual y deseante). Así, poco a poco, y sin darse cuenta las mujeres pueden empezar a perder el brío en la libido sexual, y con ello el interés en una vida sexual activa o la iniciativa para aproximarse a su pareja.



En algunos casos estos cambios desalientan el contacto íntimo con la pareja porque el hombre pierde el interés sexual en su pareja y procura enfocarse más en las responsabilidades como padre que en ocupar el rol como pareja activa y deseante.


Algunos teóricos como D.W Winnicott plantean que uno de los roles fundamentales del padre es volver a situar su interés amoroso y sexual en la madre para permitirle a esta abrirse de nuevo a la experiencia de la vida en pareja e ir permitiendo paulatinamente que la madre se separe de su bebé dándole independencia. Según este planteamiento el restablecimiento del amor de pareja y la reactivación sexual de ambos padres, daría paso a una nueva configuración de la familia que favorecería el proceso de independencia del bebé respecto de su madre.


La ausencia emocional del padre


Autores como D.W Winnicott y Berenstain, mencionan que luego del nacimiento del bebé, la madre asume la responsabilidad del cuidado del bebé y se convierte en el sostén emocional de éste, prestando apoyo a sus necesidades físicas, y disponiendo de su mente y de sus emociones para conectarse con el bebé y recibir de él las crisis emocionales, los llantos y las demandas no verbales que se presentan día a día. De forma simultánea la madre atraviesa también por momentos de crisis emocionales en este período y por lo tanto requiere ella también de un sostén emocional, de ese soporte para su emoción, de ese espacio continente para sus angustias y ansiedades, de ese otro perceptivo e intuitivo que le permita procesar las emociones complejas.


En el escenario ideal es el padre quien podría prestarse como este sostén emocional a la madre, y prestar sus brazos y su mente para “abrazar” (literal y metafóricamente) a la madre y sus estados mentales, de forma tal que se sienta con la confianza para descansar en ellos. Así, la madre se presta como la primera en responder a las necesidades del bebé, y el padre como el primero en responder a las necesidades de la madre.


No obstante, puede ocurrir que el padre se encuentre emocionalmente desconectado de la experienciay no se muestre como un sostén disponible para las emociones de la madre. Por este camino la madre puede sentir que sus necesidades más sensibles no están siendo tenidas en cuenta por su pareja,el padre a su vez, puede estar sintiendo una desconexión de otro tipo, en la que percibe la mujer como exigente y demandante de atención, pero al mismo tiempo distante como su compañera en el plano erótico-sensual. Así, y muchas veces sin darse cuenta el hombre se distancia emocionalmente a pesar de que puede permanecer como cuidador y participe de las actividades de la vida cotidiana.


En cada una de las tres situaciones se observa que la comunicación emocional de la pareja se complejiza con la llegada de un bebé, y desafía la madurez emocional de ambos padres, pues invita a la evolución del vínculo. Todo esto puede mejorar en la medida en que se profundice el auto-conocimiento y la reflexión sobre nosotros mismos.


Si conoces a alguien que haya vivido esta experiencia o tiene alguna idea que quiere compartir, deja tu comentario...

Algún comentario sobre el artículo

Andamos

Terapia Online  - Evolución personal

Actualización de contenidos

© 2020 by Andamos.live